Sobre sánscrito

La primera vez que practiqué yoga la profesora nombraba las posturas en español o en inglés. Pero cuando años más tarde, volví a retomar la práctica después de haberla abandonado, entré en un centro donde nombraban todo con palabras extrañas que yo desde mi ignorancia desconocía. Así que empecé a investigar y descubrí el sánscrito.

El sánscrito es una lengua clásica de la India y de las más antiguas indoeuropeas que se conocen. Para los budistas, hindúes y jainistas es una lengua sagrada. Hoy en día su uso está relegado a liturgias y a contextos culturales concretos. Sería como el latín o el griego para las culturas europeas. Hasta ahí todo normal, pero para mi lo que la hace especial es que además es de una gran belleza. Se considera una de las lenguas más espirituales que existen y eso se percibe desde el primer contacto.

Los textos más antiguos que se conocen del yoga están escritos en sánscrito y el idioma original de los nombres de las posturas es el sánscrito. Por eso si practicamos yoga es bueno que nos familiaricemos con esta hermosa y sagrada lengua.

Interesarse por conocer y aprender algo de sánscrito es para mí una señal de respeto hacia la tradición milenaria del yoga y sus orígenes.

Y aunque al principio nos suene muy extraño y lejano, en realidad todos conocemos palabras en sánscrito. Karma, guru, chakra, mandala e incluso la misma palabra yoga, que habitualmente se traduce como unión.

Otra de las cualidades más destacadas del sánscrito es su vibración. Según la tradición hindú el sonido de la palabra Om (aum) es el sonido del universo. Om es el mantra más básico que se suele cantar al inicio y cierre de una clase de yoga y que con su vibración nos lleva al estado de introspección y meditación que buscamos en la práctica. También se realiza en sánscrito el canto espiritual en forma de kirtan, que consiste en cantar mantras con repeticiones que nos llevan a calmar la mente para poder meditar.

A mi no se me da muy bien aprender nuevos idiomas, aunque me encanta porque, además de darte muchas herramientas para moverte por la vida, es una forma de profundizar en las culturas. Así que, la mejor forma que he encontrado de poder memorizar los términos en sánscrito, ha sido dibujarlos e intentar hacerlo bello y sencillo. Y de ahí surge este ebook, en el que he puesto muchas horas de trabajo, energía y tiempo, además de mucha ilusión y emoción.

Espero que os pueda interesar y que si es así, os acerquéis con curiosidad a esta hermosa lengua que nos transporta a una India espiritual y sagrada. Y que nos hace profundizar en el yoga desde el respeto a su historia y a su tradición.

Gracias por leerme.

Amanda

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *